Una empresa industrial, en términos simples, es aquella que compra materia prima, para que, mediante un proceso de fabricación, obtenga un producto terminado listo para la venta o la distribución.

Este tipo de empresas por lo general poseen una legislación especial y un tratamiento diferenciado debido a la complejidad de sus operaciones y al número de trabajadores, por lo que nuestra participación tiene como objetivo orientar a la gestión gerencial en función del cumplimiento de dicha normativa especial, de manera que no se generen contingencias que puedan causar la disminución de beneficios futuros para la organización.